SIDEWALKS

El callejeo o caminatas improvisadas otorgan una nueva perspectiva sobre los espacios que se recorren.

Abordar a pie diferentes sitios nos permite entablar una relación más íntima con sus componentes y sus habitantes, porque arroja una nueva mirada sobre aquello que pensábamos conocer, porque nos libera de la dictadura de los caminos preestablecidos y los transportes motorizados, porque añade valor al recorrido en sí mismo y no solo a la meta y porque deja al descubierto el contexto en el que está inscrito un espacio. Caminar, mecanismo milenario, nos acerca más a la realidad, nos permite palparla.

A esa nueva mirada, la improvisación o ausencia de itinerarios, añade la posibilidad de encontrar lugares desconocidos. Caminar sin rumbo, a la deriva, dejándose llevar por el entorno, al estilo flâneur, además de constituir un deleite, avienta al paseante a parajes improbables. Caminar por caminar nos lleva a prescindir del reloj, las agendas, los rankings y los quehaceres que pautan los ritmos de la ciudad, transformando a esta última en un lugar estimulante y más vivo que nunca. Las posibilidades son infinitas, el catálogo inagotable.

Este blog busca plasmar el contenido de los callejeos emprendidos por dos caminantes a través de crónicas escritas y fotos, al mismo tiempo que pretende servir como incentivo para que cada vez más gente se haga a la calle. De esta forma buscamos contribuir con un cambio en la forma en la que concebimos la movilidad y en la manera en que nos relacionamos con el lugar en el que vivimos.